características, colores, dimensiones, puesta y precio

El Azulejos portugueses son utilizados por casi todos los expertos en construcción porque son fáciles de montar y garantizan una excelente estanqueidad, una estabilidad excepcional y, por último, pero no menos importante, un diseño clásico y atemporal.

Si necesita reformar el techo o estás pensando en crear uno nuevo, lo más probable es que utilices este tipo de tejas. Vamos a averiguar características, ventajas, precios y técnica de instalación.

Contenido de esta página

¿Cómo se hace la baldosa portuguesa?

Las baldosas portuguesas reproducen en parte el baldosa y en parte el azulejo plano. En la práctica, son una especie de promedio entre estos dos tipos. En su mayor longitud, recuerdan un azulejo, mientras que, al otro lado, recuerdan el azulejo plano, hecho que contribuye a la facilidad de instalación.

Desde un punto de vista puramente estético, este tipo de ladrillo crea un efecto de sombra particular. Por eso se armoniza bien con el estilo y la cultura mediterráneos.

Por tanto, podríamos decir que las baldosas de terracota portuguesa representan el compromiso adecuado entre ellas necesidades estéticas y funcionales.

Materiales

Están compuestas por materia arcillosa y porosa, llamada ladrillo, que después se cuece en el horno.

Dimensiones

Las tejas portuguesas son más grandes y pesadas que las tejas. Normalmente, el tamaño medio es de 44 × 27 o 40 × 24 centímetros. El peso es cercano a los 3 kg.

Azulejos portugueses: colores

Hay varios tipos y colores. El color puede variar del clásico naranja hasta tonos más oscuros o particulares, como el negro, el marrón y la musgo.

Por último, no se olvide de Rojo, que entonces representa la tonalidad más habitual para estas baldosas.

Azulejos portugueses: ventajas

Son perfectas para sus estilo clásico que permite adaptarlos tanto a las cubiertas de los edificios rurales como a los centros históricos de las ciudades.

La ventaja práctica-funcional adicional radica en el facilidad de instalación. Las baldosas portuguesas, de hecho, encajan fácilmente gracias a la surcos que permiten crear una superficie clásicamente compuesta por baldosas onduladas, a la vez que se puede confiar en su estabilidad.

Por último, garantizan el máxima seguridad de montaje, incluso en presencia de esfuerzos dinámicos o estáticos, como la fuerza del viento o la presión ejercida por la nieve.

Azulejos portugueses: ¿cómo se montan?

El montaje se realiza por solapamiento y enclave. De hecho, en cada baldosa hay una ranura que permite la superposición de otros elementos.

La instalación de este tipo de tejas es bastante sencilla. A continuación, puede continuar con el hazlo tú si eres suficiente práctico del sector. De lo contrario, siempre es muy recomendable contactar con profesionales del sector.

Entonces se debe especificar que, además de las baldosas portuguesas estándar, es necesario adquirir otros tipos de baldosas, las llamadas «mitades», necesarias para completar la junta en situaciones particulares, tales como esquinas, cenefas o claraboyas.

Trámites previos

En primer lugar, para la instalación, el pendiente mínima de cobertura debe ser como mínimo del 35-40%.

Además, es bueno saber que estos elementos pueden colocarse sobre una estructura de tiras (de esencia del tipo de pino nórdico), adecuadamente espaciadas según su paso.

Para evitar daños causados ​​por cualquier asentamiento de la madera, y para facilitar el flujo de eventuales infiltraciones, es necesario separar los listones consecutivos de unos 3-4 cm.

Por último, para que la primera fila tenga la misma pendiente que todas las demás, la primera franja debe tener una altura superior a las demás en una cantidad igual al grosor de la propia baldosa.

Además de las tiras, también se puede instalar arcenes de mortero bastardo, sobre paneles transpirables, sobre estructuras de plástico o metálicas.

Las aceras deben estar separadas 4 cm cada dos o tres metros. La instalación se realizará cuando los arcenes estén perfectamente secos.

Cómo proceder con el montaje

Si los elementos tienen la parte cónica a la derecha, la colocación debe empezar por el lado derecho, es decir, observando cómo sube la pendiente de derecha a izquierda. O viceversa.

Las baldosas se colocan dos o tres hileras a la vez, empezando por el alero y continuando hacia arriba hasta la línea de intersección de los dos campos. Aproximadamente tres filas se mueven hacia adelante a la vez, empezando desde el exterior hasta el interior y colocando, respectivamente, 3-2 y 1 baldosa.

Deben fijarse con llaves carpintería. Las cumbreras, en cambio, deben conectarse a la última hilera con mortero bastardo específico para exteriores.

Más consejos

Se debe instalar una baldosa de ventilación por cada 200-250 elementos. Además, la primera fila debe levantarse por encima del alero 5-6 cm. Esto es para evitar rebotes o desbordamientos.

Limpieza y mantenimiento

El tejado es una de las partes de la casa que merece más atención ya la que debemos dedicar un cuidado cuidado. Por este motivo, es bueno hacer una revisión periódica, para comprobar que todo está en su sitio y que no hay elementos rotos o fuera de sitio.

En cuanto a la mantenimiento ordinario, las actividades básicas son la limpieza de la cubierta de musgo (y eventuales malas hierbas) y la retirada y/o sustitución de elementos rotos.

Si las baldosas requieren mantenimiento, proceda a la limpieza que se puede realizar con una lavadora a presión, con la adición de un cepillo, útil para limpiar a fondo los azulejos y eliminar el polvo depositado.

Por último, para evitar la futura formación de musgo, es posible utilizar anti-musgo, para rociar o extender sobre las baldosas secas.

¿Cuántas baldosas necesitas?

Dependiendo de la extensión y el porcentaje de superposición, normalmente necesita al menos 14-15 piezas aproximadamente por cada metro cuadrado.

¿Cuánto cuestan?

Por término medio, se vende un paquete de unas 224 piezas, de 25 × 40 cm, a un precio que oscila entre Entre 70 y 100 euros aproximadamente.

Calculando el precio por metro cuadrado, en promedio, estaríamos alrededor de los 4,50 – 6 euros, con un coste unitario de 30-45 céntimos.

Pica baldosas portuguesas

Combinando el clásico con el moderno, tanto en forma como en colores, Pica portuguesa es una baldosa que también es adecuada para contextos caracterizados por la arquitectura contemporánea, y en todas las zonas climáticas italianas.

Además, también puede utilizarse para pendientes más bajas (min 30%). El proceso de producción, que utiliza tecnologías de vanguardia y precisión, permite obtener laortometría y la planeidad necesaria para este tipo de forma, garantizando así un alto rendimiento y durabilidad.

Azulejos portugueses de San Marco

San Marco Terreal Italia, hace años que forma parte del grupo Terrenal, una gran industria multinacional que se estableció en Francia en el año 2000, heredera la experiencia y la cultura de empresas históricas.

Protagonista mundial en la producción de cubiertas de terracota y revestimientos de fachadas, San Marco produce productos fáciles de colocar y permiten soluciones de diseño.

Combinando estilo clásico y modernidad, las baldosas portuguesas de San Marco son muy versátiles. Visten cada azotea reinterpretando los cánones de un tejado tradicional.

Elamplia gama de colores disponibles ofrece la posibilidad de crear atmósferas inimitables, haciendo estas baldosas también aptas para la arquitectura moderna. Las tecnologías avanzadas con las que está concebido el producto le convierten en un producto innovador que garantiza un rendimiento de calidad y durabilidad.

Más consejos para tu techo

Si este artículo le interesa, también pueden serle útiles las siguientes publicaciones:

Deja un comentario